images_4.jpg
EL ATARDECER DE LA VIDA
El sol se despedía del Imperio Tré. El vasallo caminaba junto a la anciana del molino amarillo.Iba conversando sobre la vida.
- ¿Qué cosa es lo que más te gusta de la vida, anciana ?
La viejecilla del molino amarillo se entretenía en lanzar los ojos hacia el ocaso.
- Los atardeceres- respondió.
El vasallo preguntó, confundido:
-¿ No te gustan mas los amaneceres? Mira que no he visto cosa más hermosa que el nacimiento del sol allá,detrás de las verdes colinas de Tré.
Y reafirmandose, exclamó:
- ¿ Sabes ? Yo prefiero los amaneceres.
La anciana dejó sobre el piso la canastilla de espigas que sus arrugadas manos llevaban. Dirigiéndose hacia el vasallo, con tono dulce y conciliador, dijo:
- Los amaneceres son bellos, sí. Pero las puestas del sol me dicen más. son momentos en los que me gusta reflexionar y pensar mucho. Son momentos que me dicen cosas de mí misma.
¿Cosas ? ¿De ti misma.....?-inquirió el vasallo. No sabía a qué se refería la viejecilla con aquella frase.
Antes de cerrar la puerta del molino amarillo, la anciana añadió:
- Claro. La vida es como un amanecer para los jóvenes como tú.Para los ancianos, como yo, es un bello atardecer. Lo que al inicio es precioso, al final llega a ser plenamente hermoso. Pero prefiero los atardeceres..¡Mira! absorto antes tanta belleza.
Paine. Chile. Este parque natural posee 181.000 hectáreas y en él se puede disfrutar de un variado paisaje de valles, montañas, saltos de agua, ríos y lagunas, coronado por glaciares y rodeado de lagos con colores de diferentes tonalidades entre el azul y el verde. La mayor atracción son estas montañas y la enorme variedad de flora y fauna. Es uno de los sitios más visitados de Chile. El año pasado alcanzó 141.000 visitas, y se cree que para
images.jpg
fghgjdhj

images_3.jpg
Capadocia.Turquía.Hace tres millones de años en esta planicie se acumularon cenizas y lavas como producto de la erupción de dos volcanes cercanos. Al secarse quedó una capa de roca ligera y porosa que el viento y el agua se encargaron de esculpir hasta crear este extraño paisaje, coronado por valles de agujas, conos retorcidos y las famosas chimeneas de hadas, donde habitan los lugareños. Si decide visitar los tesoros mejor guardados de esta formación geológica única en el mundo, tendrá que hacer varios sacrificios como andar en burro por polvorientas carreteras sin pavimentar. Al final, sabrá que valió la pena
Uluru. Australia.
Para visitar esta formación rocosa que alcanza 348 metros de altura es necesario contar con el permiso de los aborígenes anangu, quienes son los guardianes de este lugar sagrado y sirven como guías turísticos. Si lo logra, podrá disfrutar del encanto de este mítico lugar que adquiere su mayor esplendor en las puestas de sol porque su color se torna rojizo. En las épocas más húmedas, la roca adquiere una tonalidad gris plateada, con franjas negras debido a las algas que crecen en las fuentes de agua. Pero tenga cuidado porque aquí no todo está permitido: no se puede escalar y hay algunos sitios que están vedados para cámaras de foto
ae557ed0cb7a77ab535ce8624073e749.jpg